Historia ácida

Gracias a los mongoles disfrutamos de este ácido manjar. Creíamos que era parte de la gastronomía germana, pero no. El chucrut (Kimchi) proviene del norte de China y exportado – y muy bien disfrutado – en los países de Europa.

Los obreros de la Gran Muralla China fueron los primeros en fermentar coles, ya que ha sido, desde siempre,  la mejor técnica de conservación de los alimentos. Gracias a la Ruta de la Seda llegó a Centroeuropa y (el chucrut) ayudó a los campesinos a conservar perfectamente las verduras en los duros inviernos.

Salchichas_Chucrut02

Poco a poco ha ido tomando el papel de fiel acompañante del cerdo en sus diferentes variedades. Y, como fue idea de los alemanes, estamos acostumbrados a ver unas buenas salchichas acompañadas de chucrut y cerveza. Puede que sea ese sabor amargo de la col fermentada y los secretos de cocina que hacen que sea el maridaje perfecto.

¿Cómo preparamos un delicioso chucrut para acompañar a unas dapwurst? Fácil. Sólo hace falta que cortar la col en finas tiras, añadir sal e introducirlo en un recipiente hermético y dejarlo de cuatro a seis semanas. La paciencia es una virtud.

El chucrut se toma su tiempo. Tenemos que dejar que la fermentación cumpla su proceso: la decoloración, el ablandamiento y la acidez serán las señales que le avisarán de que empieza a tener un poco de mano alemana. Puede aromatizarlo con un poco de enebro o eneldo (cada quien tiene su gusto) y voilá.

Salchichas_Chucrut01

Lo más fácil de todo: elija sus dapwursts preferidas, acuérdese de calentarlas lentamente para que la carne quede jugosa por dentro y crujiente por fuera y… prepárese para disfrutar de una buena cena germana casera.