El maridaje favorito de muchos

Puede considerarse uno de los sitios de moda. Un lugar donde la cerveza tiene un papel protagonista y las salchichas son las estrellas. Para muchos es considerado un “alemán que ofrece una buena variedad de salchichas con diferentes preparaciones”. Eso ya es suficiente!

la_fabrica_cerveza03

La fábrica de la cerveza ofrece un ambiente desenfadado en el que se comparte cultura, gastronomía y ocio. Una cervecería que ofrece confort y una calidez a sus clientes que les permita sentirse lo más cómodos posible y, ¿cómo lo hacen posible?. Porque ofrecen una variedad exquisita y bien seleccionada. La Fábrica es uno de esos sitios en los que en un caluroso verano sirven un delicioso salmorejo en su punto – en todos los sentidos – y, donde se disfruta de platos “callejeros” en un formato diferente que gusta y gusta a todos.

¿Un Master Dog Alemán?. Las papilas gustativas se disparan cuando se siente la cebolla confitada dentro de la salchicha blanca. Una explosión de sabores que, sin duda, no deja indiferente a casi nadie. También existen unos tacos rellenos de codillo de jamón asado con una deliciosa cebolla roja junto con cilantro que le dan un toque único y fresco.

la_fabrica_cerveza01

En la Fábrica, las especialidades son muy apetecibles y no es que queramos presumir del mundo salchichero pero hay tres platos de salchichas que son todo un despliegue de sensaciones y poca conciencia. Hay una degustación de salchichas alemanas que, junto a dos guarniciones, puede ser un plato perfecto para compartir. La combinación entre la Krakawen (ahumada y con paprika), la Dapwurst rústica (blanca y con cebolla confitada) y cuatro Nürnberger, más que explosiva, es sabrosa. No hay que olvidar, el plato de pequeñas Nürnberger en exclusiva y un dúo de las salchichas: roja y blanca. Lo aceptamos, we love salchichas. ¡Así es!

Así que, como buenos cazadores de sabores, visitar este lugar ha sido toda una experiencia que no podíamos dejar pasar por alto. Un sitio donde los postres pueden ser la mejor despedida a un rato de risas y buenas compañías. O, no. Lo que sí sabemos es que volveremos porque hacen falta varios días para probar las diferentes variedades de cervezas y platos que ofrecen en la calle Génova, 21, en pleno corazón de Madrid. ¡Salud!