Múnich no es sólo arquitectura, aunque este sea uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Famosa por su perfecta combinación entre tradición y vanguardismo. La bella capital de la región de Baviera nos invita a saborear una salchicha blanca hecha de carne picada de ternera y de cerdo con un poco de tocino. Un toque de perejil, limón, cebolla, jengibre y cardamomo son la guinda que hacen que esta salchicha, la Muenchner Weisswurst sea tan deliciosa. Cuenta la tradición que se debe comer antes de las campanadas de las 12 del mediodía. Nosotros, como buenos madrugadores, hemos estado en tres sitios donde comer esta salchicha. Sin piel. Es la única salchicha que se puede chupar o comer con tenedores. La elección es libre.

Hofbrauhaus

Hofbrauhaus

Hofbrauhaus. Platzl 9 – 89 290 136 100
Si usted viene a Múnich no puede irse sin visitar esta gloriosa cervecería con más de 500 años de historia. Su decoración, el ambiente y los visitantes son los protagonistas de este maravilloso lugar. Hay mesas reservadas para los fieles, los cuales, disfrutan del litro de cerveza que sirven aquí. A partir de la media tarde, la gente se vuelve más feliz y la música en vivo empieza. Los cantos, los bailes y la tradición se hacen con el tiempo. Todo un espectáculo. Pero, nosotros, disfrutamos de todo lo que venga acompañado de una buena salchicha blanca con un tierno y sabroso Pretzel. Nos pedimos Four homemade fried pork sausages with sauerkraut; cuatro salchichas de cerdo fritas con chucrut y Original HB sausage platter with pork sausages, Viennese and pfälzer sausage on a bed of sauerkraut que está compuesto por una variedad de salchichas encima de una cama de col fermentada. La perfecta combinación. Una cerveza más y estamos listos.

Augustiner

Augustiner

Zum AugustinerNeuhauserstr. 27. Tlf: 089 23 183 257
Cervecería alemana en estado puro en pleno centro de Múnich. Es un edificio con historia y con una belleza arquitectónica indiscutible. Los más curiosos pero menos comilones entran, toman unas cuantas fotos y salen. Nosotros no, sí estamos en Múnich nos quedamos en el Augustiner y, ¿qué nos pedimos? Un Biergarten Pfanderl que viene con unos rollos de carne, cerdo y salchichas a la parrilla acompañados de una deliciosa salsa y patatas. Una buena cantidad y un sabor que merece maridar con una buena cerveza. Recomendamos el patio interior en el que se está de maravilla. Una parada obligatoria donde puede probar cómo sabe la auténtica comida antes de continuar con su camino.

Opatija

Opatija

Opatija. Hochbruckenstr. 3. Tlf: 089 26 83 53
Buena comida alemana para no quedarse con hambre. Es un sitio famoso por sus abundantes platos y su moderado precio. Tanto así, que está dentro de la guía turística clásica de Múnich y nombrado por diversos blogs que invitan a ir porque merece, realmente, la pena comer allí. La variedad de la carta es emocionante porque no sabe qué quiere pedir. Pedir un plato de salchicha y que casi ni quepa en el plato, junto a patatas fritas y una salsa de tomate espectacular. ¡Qué plato! Después, nos arriesgamos, gracias a la buena atención de los camareros, y pedimos un plato de tres tipos diferentes de salchichas con una mostaza dulce que nos dejó con ganas de volver. La ubicación es céntrica aunque la calle sea menos transitada. Tiene carta en español. ¿Será que tenemos fama de comilones?