Cuando uno se acerca al Els Tinars  tiene la impresión de haber llegado al edén. Estamos en una antigua masía, hoy totalmente reformada, que acoge este espectacular restaurante donde lo importante es la tradición, la alta calidad y el producto de temporada y de proximidad.

Restaurante Els Tinars Exterior

Aquí nada sería igual si éste restaurante no estuviera regentado por los hermanos Marc y Elena Gascons – chef y directora de sala –.  Su familia está ligada al mundo de la hostelería desde 1918. Sus abuelos comenzaron con una panadería y para posteriormente abrir el restaurante Bahía, que se convertiría en una famosa sala de fiestas, por la que pasaron Ava Gardner o Elisabeth Taylor, antes de que comenzase el boom de La Costa Brava.

En 1978 deciden trasladarse a un nuevo establecimiento y para ello, escogieron la situación en la Costa de l’Alou que tuviera más tránsito de coches. Este fue en el kilómetro 7,2 de la carretera de San Feliu a Girona en Llagostera. Todo un acierto que convirtió a Els Tinars en un santuario gastronómico de estrella Michelin, que hoy dirigen los jóvenes hermanos Gascons.

Foiefriocaliente2_ElsTinars

A Els Tinars lo define una oferta gastronómica de calidad, esencialmente catalana, que se fundamente en el sabor tradicional, utilizando técnicas modernas y creativas, pero sin extravagancias. Un sabor puro, sencillo, y elegante. Destacan su panadería y pastelería de elaboración propia.

Los clientes asiduos saben que aquí no se falla. Como diría el gran Josep Pla, aquí no encontraremos “collonadas”. Sus riñones de cordero dorados sobre una base de puré de patatas dice mucho de cómo se entiende aquí la cocina. Sus “espardenyes” es algo de referencia y sus salchichas y butifarras son tan delicadas como sabrosas. La butifarra negra se deshace cuando el calor aligera sus grasas y la blanca acompaña a cualquier verdura que adorna cualquier creación de Marc. En una primera visita, el arroz seco con salchichas y butifarra negra no debe faltar. Un viaje directo al pasado sin perder ni una pizca de sabor.

Una cocina de recuerdo, de raíces, que no puede perderse todo aquel que quiera conocer las bondades que ofrece una zona como la Empordà. Donde la buena comida, se riega con caldos de todo el mundo procedentes de las mejores denominaciones de origen.

Els-tinars

Si la cocina y su bodega no fueran suficiente reclamo para visitar este lugar, la reciente reforma ha dejado la masía con un ambiente sofisticado y acogedor. Se ha convertido en un lugar agradable y relajado donde los espacios están perfectamente pensados y el comensal tiene sensación de amplitud desde que entra hasta que se sienta en la mesa. La sala dominada por el blanco, da la sensación de estar en el cielo. Un templo gastronómico cubierto por techos abuhardillados con vigas de madera y unos ventanales amplísimos por donde entra el sol mediterráneo. Además, de unas estupendas zonas ajardinadas para disfrutar del buen tiempo y la buena mesa.

Como detalle y consecuencia de saberse “restaurante de carretera”, Els Tinars tiene alcoholímetros homologados para que todos los que salgan por su puerta y vuelvan del edén al mundo terrenal, lo hagan con la garantía de llegar a casa sanos, salvos y satisfechos.